Apymeco junto Facpyme exigen a Google y a los portales de reseñas que implanten filtros para evitar comentarios negativos falsos que sólo buscan dañar un negocio

 

Apymeco junto Facpyme exigen a Google y a los portales de reseñas que implanten filtros para evitar comentarios negativos falsos que sólo buscan dañar un negocio

 

 

 La Asociación de Comerciantes de Torrevieja (Apymeco) junto a La Federación de Comercio y Pymes de la provincia de Alicante (Facpyme) exigen que Google y los portales de reseñas de servicios implanten filtros para evitar comentarios negativos falsos que sólo buscan generar un daño directo a los negocios.

Apymeco al igual que Facpyme consideran que es intolerable que se permitan determinados comentarios hacía comercios minoristas, despachos profesionales, restaurantes, cafeterías y otros establecimientos en dicha plataforma sin que se exija a los supuestos clientes agraviados pruebas que demuestren sus acusaciones.

La asociación de Comerciantes de Torrevieja (APYMECO) junto La Federación quiere mostrar, asimismo, su absoluto respaldo al propietario de una cafetería de Alicante que esta semana ha tenido que salir al paso de una reseña escrita por unos supuestos ‘clientes’ criticando el local sin que, tan siquiera, llegaran a sentarse y consumir.

El único motivo para este ataque fue que el propietario del establecimiento explicó a estas personas que no podían ocupar unas mesas que estaban reservadas con antelación, ante lo que recibió numerosos insultos y soportar una desagradable situación que tuvieron que sufrir los clientes que en ese momento estaban en ese local, además de la posterior reseña falsa.

Lamentablemente, se trata de situaciones que se dan con cierta frecuencia pero que no tienen la visibilidad necesaria, por lo que animamos a todos aquellos comercios y hosteleros que sufran este tipo de atropellos a que lo denuncien.

Por todo ello, desde Apymeco y Facpyme se reclama que Google y los portales especializados en estos servicios obliguen, entre otras medidas, a adjuntar el tíquet de la consumición, compra o cualquier otra pruebas que acredite la veracidad de los comentarios vertidos porque de lo contrario es permitir un altavoz gratuito y anónimo que pueden utilizar personas con el único objetivo de dañar la credibilidad y destruir un negocio.

La libertad de expresión no puede amparar manifestaciones injuriosas que faltan a la verdad y que pueden lesionar la reputación de profesionales, más aún cuando la normativa de protección de datos reconoce la exactitud como uno de los principios informadores de este derecho fundamental.

No se puede ser tan exigente con la ley de Protección de Datos, a la que se someten todos estos negocios para, por ejemplo, habilitar páginas web para las reservas en sus establecimientos y después permitir que haya personas que puedan realizar estos ataques infundados con total impunidad.

 

 

 

 

 

Comentarios 0

Deja una respuesta